Caca blanca a la vista

Amado Chaucito:

Verás que intento explicarte lo que no podrás entender a señas, pero por lo menos tendrás la idea que quise explicarte algo. ¿Recuerdas lo del primer viaje? el asunto del chicle, el avioncito, la cretinita, el cretinito y todas aquellas odiseas intergalácticas, cosas así suceden con frecuencia. Y esto no tiene nada que ver con lo de ahora, pero más adelante yo encuentro la relaciòn.

Yo puedo ser muy enojona, nací de una chispa intensa cuyos componentes aún no están definidos en la tabla periódica, asì que ve buscando el nombre y seré el ùltimo elemento que publiquen en este siglo, hay infinidad de elementos que el ser humano no conoce, ni en su variedad ni isotopìas, de ahì que no les sea posible entender como evoluciona la vida en su microrelaciòn con el cosmos.

Han habido algunos cambios en el universo, en la medida que las galaxias se acercan para unirse y expandirse puedes ver que la valencia de los elementos cambian de forma cuantitativa y ahora es obvio que cambiò de forma cualitativa, el universo asì es, para que la variabilidad surja se hacen una serie de combinaciones numéricas que parecen incomprensibles, pero tienen una lógica interna cuyo propósito es equilibrar las fuerzas y los antagonismos propios de la naturaleza.

Estoy un poco distraída en la observaciòn de los cambios cualitativos de algunos elementos, no cabe teoría de colores, sino de sonidos emitidos y frecuencias radicales similares a estruendos o como pueden decir en la tierra rayos y truenos ¿verdad?, algo así como el rayo de Jùpiter, no se si el rayo viene de arriba o abajo, del futuro o el pasado, pero llegó desde la madrugada y dura el  tanto de una vuelta del sol en el espacio, 92 minutos.

¿Ves? He caído en un hueco negro que todo lo engulle, le dicen melancolía y nostalgia, pero por suerte hoy recibí una descarga de “caca blanca” que me dejó como nueva. Saliendo del hueco, con cero perdidas, un poco jodido el asunto del meteorito en el que viajo, pero seguro lo podemos cambiar o mejorar cuando estemos en forma.

Amado chaucito, no desesperes y por favor confía, ya sabés que soy experta en buscar nuestro horizonte.  Toma tesito de canela, jenjibre y miel de abeja, no sirve para nada, pero por lo menos engaña a todos.

En la ventanita de Guille

– ¿Vistes el amor tiene cara de mujer? Guille juega con la manila, está aprendiendo a hacer nudos para barcos, sueña que un dìa irá al mar de Corinto. Pili está distraída con los nudos, son parecidos a tejer y espera que un día pueda hacer una faja tejida con el nudo más sencillo.

– Guille el amor tiene cara de mujer es para tontos, la vieja esa está fea y los artistas venezolanos no me gustan, solo los mejicanos. Me gustaría conocer un día al delgado barbudo que saco de la cárcel a la pobre Marìa, ese me gusta, porque habla suavecito y la queda viendo como borrego apasionado.

– ja ja ja, ve que linda, ¿de donde sacaste lo de borrego apasionado? ¿No te gusta Carlos Bracho, el maje de la fàbrica que las hermanas gemelas se enamoraron de èl y se acuesta con las dos?

– No me gusta Carlos Bracho, está muy pendejo, ¿cómo no va a distinguir quien es la mala y la buena? Seguro le gustan los sabores diferentes, pero aunque hubiera sido sorbete no es lo mismo de vainilla que ron con coco, las novelas son iguales todas iguales deberían llamarse dos mujeres un hombre.

Pili ha desenredado toda la manila y juntos hacen diferentes nudos, Guille aprende más rápido, lo de Pili es tejer todo lo que encuentra, hasta las mechas de la sobrecama.

– Pili, pero ella va todas las tardes a ver el amor tiene cara de mujer.

– Ajá, ella va todas las tardes a ver el amor tiene cara de mujer, luego le agarra la noche.

– Vamos a ver para donde se va después de la novela, te prometo que no le voy a contar nada. Guille ha tenido curiosidad hace tiempo, quiere saber a donde lleva a Pili cuando no regresan temprano.

– Si nos ve, nos van a pegar a los dos, despuès no nos dejaran ir donde la nicha a ver Papá corazòn los domingos. Guille, si vas de tapas de chancho nos pegan juntos ¿entendiste?

Guille y Pili, la han seguido, llevaba puesto un vestido blanco estampado con ojos verde-azulados, chingo y ajustado, a ella le gustan apretados y sexis. Se metiò en una esquina donde había mucha gente, hombres y mujeres reìan exageradamente. Se quedaron en una puerta abierta que tenìa verjas de madera, sonaba una cumbia colombiana, era como la reina del chinamo o algo asì, todos querían bailar con ella, movìa los hombros y las caderas. Los dos reìan frente a tanto despliegue de acrobacia, los hombres se movían como Pedro el escamoso. Al poco tiempo estaban aburridos, todo era lo mismo, repetían la mùsica y hacìan las mismas cosas riendo.

– Pili ya es tarde, vamos a la casa, tengo sueño. Ella no va a llegar ahorita y quiero dormirme.

– Vamonos, ya me ha llevado otras veces y es aburrido, por eso no me gusta salir con ella. Pili no hace más comentarios, tiene sueño, le duelen las rodillas hace mucho tiempo, Guille es muy chico para conversar con él, a veces quiere conocer con palabras las cosas que no pueden decirse. Eso de que le den dos huevos en las piernas del papa nunca le ha gustado, por eso les sirve el plato y se va a jugar lejos, una debe comer igual que todos, un huevo de más no está bien para nadie, es el principio de la injusticia.

– Guille despertate, dicen que hoy viene mi papa. Cuidado andas de chismoso diciendo donde fuímos. La otra vez le dijiste de la película del caballo de patas blancas y él se dio cuenta que algo no estaba bien, pero si ella se da cuenta que la seguimos lloverán brazas y cenizas en nuestras frentes.

– Yo solo le dije lo que él me pregunta.

– Pues dundo, comete el huevo y no les contestés preguntas. ¿A ver, porqué a mi no me pregunta nada?

– Porque te tiene miedo, porque sos la favorita de mi mamá Moncha, por eso no te toca.

– No me tocan porque no los dejo, mi mamá Moncha solo es buena conmigo, no tiene favoritos.

– Uyyyy pues, la defensora de la abuela, ahora es que solo tenés Mama Moncha. Le voy a decir a mi mama para que te pegue.

– Decile, a mi no me importa, igual me pega por cualquier cosa, yo no tengo secretos con nadie Guille tapas de chancho.

En la ventanita de Guille

Es un día claro, empachado de sol y el verde del invierno, Pili carga dos panas grandes y se ha puesto las chinelas de hule que la dejan correr entre los matorrales, llama a Guille.

– Guille, Guille, vamos a cortar repollos, los irán a vender al pueblo, !Apurate! también lleva un machete y aquí llevo tu pana.

– Esperame, voy a buscar al machetito pequeño, lo afilé ayer con mi papa.

Llenaron las dos panas, a lo mejor diez grandes repollos en cada pana, no los cuentan, solo llenan las panas.

– Pili vamos por el camino de arriba, no me gusta la quebrada, es mejor por camino abierto.

– ¿Ahora es que le tenés miedo a las culebras? Solo hay raneras verdes y sangre de toro, las corales se van a lo seco, vamos por la quebrada asì puedo jugar sobre las piedras y saltar en los troncos.

– Te dije que no quiero ir por ahí, nos puede salir una culebra.

Pili se ha ido sola con su pana, saltando sobre los troncos y espantando las plateadas en las posas, hace tortillas de agua con las piedras planes, mientras canta algo de música religiosa, hace eso para anunciar que está llegando a la casa. Escucha gritos asustados, desesperados, tira los repollos y corre en direcciòn al camino abierto, entre veredas y espinas, siente que sus pies vuelan pero aùn asì el cuerpo es muy pesado, como quisiera poder desaparecer y aparecer en lugar de los gritos, llega y mira:

– Guille ha puesto la pana de repollos en el suelo, está quieto, pálido, se ha quedado como estatua observando un árbol. Ella está sobre su rostro, con bigotes amarillos, con la panza rallada igual que un tigre de bengala, el lomo amarillo encendido lustroso, como si fuera terciopelo, pero no es una terciopelo es una mortal barba amarilla. Pili la mira, observa su cola enrollada en el árbol, la serpiente la ve y sigue sin moverse, solo es que va a saltar sobre Guille.

– Guille – le susurra Pili- No te movás, quedate quieto, no hagás ruido y dejame ir a llamar a mi papa.

La serpiente la ve alejarse, despacio, sin darle la espalda. La serpiente saca su lengua, Guille la ve, está petrificado, siente que de pronto ella irá encima, lo atravezará con sus colmillos y entonces él sabe que apenas son unos segundos, es la más mortal que se conoce, aunque por el almanaque Escuela para Todos creían que en estos lugares no habían barbas amarillas.

Fue un solo balazo de escopeta 22, no habían más tiros, Pili y su papá se habían acercado lo suficiente sin hacer ruido, el cuerpo de la serpiente cayó sobre Guille, sin vida, con la lengua de fuera. Dos metros medía, era realmente hermosa con aquel estilo elegante cuando colgaba del árbol, observaba todo movimiento y por tercera vez Guille miraba fijamene de frente a su más asidua acompañante.

En la ventanita de Guille

 

– Pili las plantas hablán, las piedras hablán y las serpientes hablán.

– Guille, tambièn los períodicos hablán.

– Ya se babosa, ahì podemos leer las noticias. Guille ríe con sarcasmo.

– No enano dundo, es porque ayer contaron las hoyos que hiciste, ahora en vez de periodico pusieron papel craf y pegaron tablas en la endijas.

 – Pili ¿A ella no le gusta que miremos las estrellas?

– Ella cree que debemos pensar como ella, ver solo lo que nos deja ver y hablar solo lo que nos deja hablar.

– Pero nosotros podemos pensar otras cosas, leer en otros libros y ver las estrellas no sería malo sino es porque rompemos el periódico.

– Romper el periòdico está bueno, ¿te imaginás? estaríamos con el mismo perìodico todo el año, el que arrancó ya me lo sabìa de memoria, no habìan palabras nuevas. Y los periòdicos viejos sirven para atizar el fuego cuando está por apagarse. Pili está buscando más periódico para apurar el fuego, el maíz se cuece poco a poco y si queda duro le pegaran, porque las tortillas de maìz crudo quedan secas y rajadas.

– Pili, oíme, todas las cosas hablán, yo puedo escuchar a las culebras desde que se acercan.

– Guille, todos podemos escuchar a las culebras desde que se acercan, todo habla, todo nos denuncia, hasta no hablar, por eso es mejor leer siempre, por eso mi papa trae revistas, dice que en tiempos de conflicto es mejor leer, aquí todo es complicado y parecen silvidos de culebra.

  • Mirá nos podemos ir a la luna y hacer una casita en la luna, a lo mejor no nos pegarían y podemos pescar, llevaría la culebrita que estoy cuidando.

  • Las culebras no se cuidan, al contrario dejala ir, no es bueno tenerlas encerradas, ellas comen ratas y sapos, mejor vamos a ver a la perra que está pariendo debajo de la cama. ¿Ya la viste? Va a tener como siete o diez perritos.

– Vamos a ayudarle a parir, aunque no le contamos a nadie, porque no se querrán comer las tortillas si se dan cuenta.

 

 

En el diario de Laurens, ¿con lágrimas y pañuelos? ¿con te dulce y sonrisas?

depositphotos_108000464-stock-video-cute-young-girl-writing-diary

En ocasiones me ha parecido que la vida es absurda, lo que a veces es tu gloria, para otros es una desgracia y asì, a muchas personas no les importa. Las personas  lo escuchen, pero el significado de estas cosas lo apropias a través de la experiencia ¿Se imaginan un joven con tanta sabiduría? se vería extraño, nacer con sabiduría y morir con inocencia, nadie llega a los cien con inocencia.

Por bien aprehendido di que la venganza era mala, que una no debe desear mal a nadie y que por principio no debes cargar odio en el corazón. He sido una mujer muy espiritual, de esas personas que mejor se apartan para no ser atropellada o no atropellar, aunque ayer un motociclista casi me manda a mejor vida, todo por no ver las cosas importantes.

Poco o nada me ha quedado de mis andanzas, quisa una leve noción del afecto y la atenciòn a las personas donde me acerco, fue de ese modo que decidí cambiar mi rutina de paseo y ver a mi amiga, todas las noches paso por su casa y no me detengo, pero ahora decidí detenerme, la ví por la ventana  se limpiaba los ojos con un pañuelo, estaba llorando. No sirvo para consolar a las personas que lloran, pero siempre existe una primera vez para alguna cosa y otra cosa, asì que insistí e insistí, hasta que se asomó a su puerta y abriò sollozando, la abracé una y otra vez, hasta calmarla.

Ella me ofrecía café, te, frutas, fresco y yo le ofrecìa lengua, ella no quería lengua, y se me ocurrió algo ocurrente, valga la redundancia:

– !Amiguis hablemos, que eso ayuda con los pesares del alma!

– Haber hablemos, después te hago el tesito y la fruta.

– ¿Te diste cuenta de la caída de la vecina, se cayò a tropeles de la escalera hasta tocar fondo?

– ¡Si amiga! ¡Esperate que me limpie bien las lágrimas¡ No me alegro, pero triste no estoy por eso, en esa caída hay justicia divina, Dios me perdona, pero que se merecía la caída se la merecía por arrastrada.

– Bueno amiga, si eso la pone de mejor humor hablemos de eso, que su madrecita está en santa gloria y se pondrá alegre si la ve reir. Alegremonos del mal ajeno, por lo menos que nos distraiga un par de horas.

Ella saliò de su luto, retroalimentamos nuestros conocimiento de causa justa, acordamos planes para los próximos meses y al final fui su ángel ¿Ven que un ángel no es malo o bueno? Un àngel es solo un àngel que ayuda a las almas que sufren, no importa de que forma. La vecina que rodó estripetisamente de la escalera se lo merecía. Si todos decidieramos dejar la falsa moral y desear que todo mal nacido regrese a sus cubiles, la vida dejaría de ser absurda y podría ser más correcta, pero nos llenamos de falsos pudores y alergia a la justicia, que terminamos comiendo caca en cualquier camino.

Quisa reíamos en medio de las desgracias que se avecinan, con conciencia de ello y al sabor de un te de canela, la vida es así, a veces puedes elegir tomarla con te y sonrisas, o decidir arrinconarte en la cama para estar llorando todo el tiempo.

 

Transpoesía

15591473_646661565520667_1281866388055970064_o

Hace tanto que no eres poesía,
en mi rincón sin tiempo algo está vacío
suenan los versos con alas desposeídas
la polusión del planeta alcanzó nuestras vidas.

Escucho llegar con paso lento
el enigma compuesto de la transpoesía,
evolucionó con titanio y brosa de mercurio,
vibran tus manos de lata sobre mi cerebro vacío.

En una lucidez suicida dije adiós a los jazmines,
la amnesia obligatoria habita en mis recuerdos,
no quedan migajas para el mítico viajes de los versos,
ni calor o ternura para mis noches de insomnio.

El olvido no intencionado se apoderó de mis palabras,
como ave de mal augurio debora cada instante,
la poesía ha migrado cual especie estacionaria,
alcanzó el norte oscuro donde la memoria es olvido.

El olvido es la vida, la vida ya no recuerda,
camino deletreando en libros abandonados
los retazos de lo que no fue  imaginado,
aturden los signos que no tienen significado.

No logro recordar quien eras,
te busco y solo encuentro versos artificiales,
transpoesía le dicen, donde la cibernética se sumerge,
marchitos jazmines esconden sus semillas.

Será en otro tiempo y en otra vida,
que la poesía habite al brote de nuestros aromas.

 

Un saludito para Chaucito, desde la radio roconola… Cantando una canciòn…

Amado Chaucito:

Decirte que tu fotiario es muy bonito, con algunas favoritas de mi parte y otras que no tanto, pero total son tus fotitos de la vida. No te enojes si saqué copia antes de salir de viaje, se que no te guste que hurguen en tus cosas, pero estabas tan huraño y mezquino por esos días, que pensé: Un día se le pasará el enojo y me llevé la copia del fotiario, para cuando no pueda escribir tu te des cuenta que viajas conmigo a todas partes.

Hay noches solitarias, cuando no llego a ninguna estrella o no hay rastros de meteoritos que animan la jornada, entonces me dedido a descubrirte, siempre descubro algo nuevo, un caminito, una nueva cana, una sonrisa, una mirada, un seño fruncido y alguien que te halaga.

No te preocupes, ingenio no me hace falta, no estoy distraída solo un poco adormecida, sin novedades extraordinarias, los ùltimos días de viaje han sido preocupantes. Se que piensas que escribo muy mal, pero estoy retomando las lecturas para mejorarlo.

Cuidate y deja de tener tanta obsesiòn por los sombreros, no puedo evitar ser alguien humamente normal en asuntos de amores, el amor es un invento humano.