Del diario que escribí para ti

images (4)

Raras veces me sentí tan triste como hoy, sentí que esa persona a la que le tengo especial afecto se había cansado de estar conmigo. Y saben, eso sucede, a veces  por más que uno quiera creer que la otra persona está contenta con uno, ellas a veces se cansan, a lo mejor también en ese afán de querer tenernos contentas.

No pude evitar sentirme triste y sola, porque a veces aunque sea peleando yo deseo hablar con ella, porque me interesa que me anime o me diga que no va bien, porque quiero compartir mis lutos y mis logros con ella. Pero hoy no quería, me dio tristeza.  Es un gran hombre y siempre me acompaña.

Aunque cuando me hace sentir triste, me parece que el mundo es gris, que el planeta no tiene esperanza, que habrá sequía en mi jardín, que no deseo pintar la casa el próximo año y que ya no quiero escribir poemas porque no los leerá.

No dejé de regar las plantas, pero me dio desolación sentirme sola entre las plantas que retoñan y a pesar que las aves retosaban a mi alrededor no sentía la misma alegría, que me da cuando me dice buenos días con un beso. Quería escuchar su música, que me dijera la película que veríamos por la tarde y soñaramos con el paseo al mar que tenemos pendiente. Mi alma estaba rara, deje de cantar mis extraños sonidos y pensé que algunas personas son tan especiales, que nos ayudan a pintar de colores este planeta blanca y negro.

Hoy fue un día triste.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s