Tu viajera militante

mensaje-en-botella

Mi amado poeta:

Se que al recibir esta carta, estarás muy molesto con mi persona. Pero no todo es mi culpa, dijiste que debía preocuparme más por lo problemas del mundo, entonces para hacer honor a tus demandas fui a Haití para ver como sigue todo después del terremoto, creo que las noticias no son buenas, el pueblo ha sido olvidado, tanto así que no aparece en el mapa y no existe un aeropuerto, me fui en balsa a Puerto Rico a buscar un avión para salir a Madrid. Apenas despegó la pipilacha esa, me dormí y desperté con olor a pollo rostizado en el ambiente, un zopilote atravezó el motor y bueno hubo que aterrizar sobre un lago, algo de emergencia dijeron.

No hay manera, estoy a la orilla de una playa en una isla, vi una botella de ron y decidí embotellar esta cartita, supongo que llegará cuando ya no estés enojado conmigo y ansioso por encontrarme. No hay mucho chance para ser creativa en estos lugares, las playas desiertas no me gustan, menos si abundan unos cangrejitos chiquitos que por ratos inundan todo, en el agua medusas y una que otra aleta de tiburon se ve rondando lo que de lejos parecía un paraíso. El sol cae directamente sobre nuestros cuerpos, estoy morada-chocolate, así que cuando me encuentres tendrás una versión chamuscada de mi foto.

Bajé las libras de más que tenía, aquellas lonjitas de morsa que parecían molestarte ahora ya no existen, me acerco un poquito más a la fineza de una foca. Pero no estés preocupado, saldré viva de estos trances, pienso que antes de llegar a Madrid puedo ir a ver las revueltas de México, será menos peligroso que los negocios de las maras en Honduras.

Cielo por favor no seas tan exigente conmigo, no quiero vivir como el Che de un lado a otro, por favor para en un solo destino, desde Berlin, Kiev, el Artico, Ginebra, la Tailandesa, la Rusa y por último la polaca, ahora dices que Madrid. Mi mapa en google se volvió loco, ahora solo tengo una brujula y los deseos de encontrarte para darte mimitos, aunque esté despellejada por este sol inclemente.

Volaré a Madrid, te lo prometo, guarda esta cartita como sello de nuestro amor, que será siempre el más puro y hermoso de este planeta anticuado. Puedo estar un poco destornillada, pero no digo mentiras, te amo mucho como para buscarte en el mar muerto si es preciso.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s