Del diario que escribí para ti

Pensar que hoy te sentí lejos y me dio rabia no encontrarte. Pasó por mi mente la idea de un golpe bajo, pero tras recordar mi tristeza por el desencuentro, te vi saltando frente a mi en la estación del metro. Tuve tantos deseos de abrazarte, decirte que todo está bien, que te amo igual que siempre, que te sueño junto a mi despierto o dormido, no importa.  Pero ya mis instintos no se van al primer impulso, de querer golpearte cuando no te siento.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s