Dile que no la perdono por cobarde

images-12

Fui la primera vez que perdí a alguien muy amado, incapaz de enfrentar el dolor frente a su cuerpo, corrí al cementerio para asegurarme que no habían hecho una fosa con su nombre. Ahí estaba el lecho de tierra donde por fin descansaría de todas incoherencias que no aceptaba frente a la vida. Una bala atravezó su cabeza, un sábado de fiesta, un día como cualquiera.

Ella era toda ternura, incapaz de hacer daño a nadie en este mundo, toda sonrisas, todo amor para el pueblo. Caminabamos juntas todo el tiempo, ese día no quise caminar con ella, le dije lo que tenía que decir a su tumba vacía: !Dile que no la perdono por cobarde!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s