Nuestra propia forma de decirlo

consumidempobreceos

descarga (8)

Tuve el cuidado de amarte, como se aman los sucesos irrepetibles, como se ama un cometa que irremediablemente pasa de largo o se estrella.

Tuve el cuidado de amarte con mis propias palabras, aunque no existen las palabras propias pues entonces jamás hubieras comprendido algún significado.

Ya al atardecer de las dalias marchitas, buscando el horizonte del suelo, camino a entregarse en su abrazo mortal lejano del cielo, me enteré que tuve cuidado para amarte y te amé de manera suficiente, para que al llegar esta despedida irreverente fuese un adiós elegante y pudieras contar a tus amigos:  !Por fin hubo alguien que dijo adiós sin insultarme!.

Te amé con el cuidado de la buena tejedora, donde se atora un nudo deshebrar con la delicada punta de una aguja, para que nuestro tejido de recuerdos fuera tan inmaculado como el blanco de las nubes y tan bien bordado que pudieras…

Ver la entrada original 328 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s