Mi cuñada es un fantasma

Mi hermano decía: !Ahí viene la lechuza! !Ahí está la cegua lavando ropa en la quebrada! nosotros le hacíamos burla y luego imitabamos a la la lechuza, le decíamos que en realidad la cegua estaba en la quebrada, aunque solo era el sonido del agua golpeando contra las piedras, el croar de los sapos y el chillido de las chicharras. El se embozaba y dormía con miedo, mientras con mi hermano pequeño seguíamos despiertos, de algún lugar llegaría mi mamá, nos teníamos que hacer los dormidos porque ese si era un peligro inminente.

Crecimos sin tener miedo a los espantos, aunque en aquel diciembre de 1985 llegó aquella niña que salía espantada del cuarto de mi hermano y su esposa, le tuve miedo, solo tenía seis meses y salía gritando, caminaba y brincaba, hacía gestos feos con el rostro. Mi mamá dijo que estaba loca, veía espantos producto de la guerra.

El siete de diciembre se envenenó en ese cuarto la mamá de mi sobrina, mi sobrina no aprendía a caminar y lo haría muy tarde, casi a los dos años. El suicidio pasó como una sombra oscura que nos llenaba de culpas, ajenas y propias, aquel fantasmo se instaló en nuestra casa por muchos meses, la muchacha solía llegar en las madrugadas, caminaba con sus chinelas arrastradas, tocaba la puerta del cuarto e intentaba abrirlo, hasta que un día abandoné el cuarto y me fui de la casa, ya entonces no la volví a ver, ni nadie supo más de su fantasma, solo yo la podía sentir.

Han pasado muchos años, no tengo miedo al fantasma de mi cuñada, aunque algunas noches camina en el corredor, llega hasta la puerta del cuarto de mi mamá y se regresa a la puerta que da salida a la calle.

Otras veces es mi abuela, la visita en sueños y le dice que se levante, que van para Santa Rosa. Entonces mi mamá se inquieta, piensa que su mamá está sola en alguna parte y quiere decirle algo, cuando eso paso, realmente sucede algo en su familia original.

A eso le llaman premoniciones, aunque en el mundo maya en bien sabido que ellos aceptaban que los vivos conviven con los muertos, que el alma no se va, quedando habitando los mismos espacios. El alma viva abandona el cuerpo durante las noches y puede reunirse con los muertes, también viajar en el tiempo. Da la casualidad que mi abuela era indigena de linaje puro y mi madre también.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s