Aquí: Acordándome del sapo

portada-de-rana-verde-para-twitter

Yo sí le di el beso a mi sapo, y no digo mentiras, juro que lo ví convertirse en príncipe frente a mis ojos. Pero el muy marrano no paraba de ver renacuajas en cada nalga que se cruzaba.

Moraleja: El sapo nace sapo, será siempre sapo por más que le pongas saliba,  el príncipe es un pendejo que lo disfrazan para historietas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s