Mi mejor adiós

images-5

Hoy no estoy cansada, tengo esa extraña lucidez de quien alcanzó sus metas y está lista para ir en busca de un nuevo rumbo. Es como estar sentada en una acera, mirás con indiferencia el mundo y esperas pacientemente, algo llegará.

Y la señora de enfrente limpia, el vendedor del pan ya se anunció, la de los tamales antes baratos y ahora caros ya hizo ruta, grita a la puerta. Pienso que estoy muy descansada,  por fin no hay chicharras en mi corazón.

Aún así, he recordado con cariño aquel febrero o el abril que no volverá, guardaré tus poemas emocionados con tantos cometas, seguro un día los volveré a leer y te recordaré como esa pasión que sentí por Milan Kundera o José Angel Buesa, ellos fueron por mi mucho tiempo mi refugio de amor, mi fuente de imaginación para las carencias afectivas. Carencias afectivas que por fin se van.

He destinado un pequeño espacio para ese cuaderno, ese cuaderno donde transcribía tus poemas, aquellos que balbucean dolor y soledad, buscando el norte viendo hacia el sur. Y será mi mejor evidencia que amé lo mejor que pude a un poeta, ese poeta que ayer se despidió entre sonrisas burlonas y su arte teatresco… mea culpa le dije, perdona por tanta imaginación.

También he visto como se marchitó mi jardin, tanto tiempo desatendido la mala hierba los despedazó, ya vendrán mejores días para ese jardin y ese beso de despedida que durante la madrugada me despertó.

 

Anuncios

3 thoughts on “Mi mejor adiós

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s