No volvió

12 mayo, 2016

Él se llamaba con un nombre bonito, varonil, decía que tenía el nombre de un santo, ese que controla los terremotos. Llegaba tan amable, cortés, con aires de gentileza, con aires de todo poderoso.

Me gustaba verlo llegar, así, entre risueño y bondadoso, como quien no quiere, pero está ahí regateando los minutos antes de irse. Hablamos mucho, y puedo recordar cada discusión, pero lo más bonito es su actitud hacia mi, a veces pienso que igual es con todas, el asunto está en que llegó en el momento que tenía que llegar, era solo ese momento, finalmente se fue, nunca entendí porque se fue.

El solamente se fue y lo esperé a ventanas y puertas abiertas, pero no quiso regresar. Ahora ya no se donde está, ni que hace, ni con quien está. Mentiría si digo que eso no importa, importa, pero de igual manera me sentiré bien si está feliz, si alcanzó sus metas, si tiene quien le acompañe, si alcanzó su amanecer durmiente.

Guardo de él su delicadeza, sus manera de acercarse e imponerse, él no admitía intromisiones, solamente era así y esa manera tan sabia de acompañarme en mis malos momentos.

Seguro no lo volveré a ver, ya ni siquiera recuerdo que tengo puertas o ventanas, solamente se que no volvió.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s