Hermético Universo

133universo1
Cansada e indeferente como diría Pessoa,
aturdida del baho de la tarde, así es abril,
así es el verano, rayos de sol martirizantes,
sirenas del desierto que amenazan con reventarse,
todos las escuchan, nadie se amordaza.

Extrañesa, habitante del vacío que trae tanta luz,
astro hijo  vicio del tiempo,
rayos calcinantes, cansada e indiferente,
la soledad al fin no era tan mala,
tu presencia llena de ausencia al fin no era tan necesaria.

Te fuíste en abril, como todo lo que se va cuando no resiste,
y ya no te extraño como en aquel octubre,
como en aquel noviembre que encendí antorchas en el bosque,
e incendié las ciudades solo para amarte.

Fue calcinante el frío de diciembre,
cuando parecía que no había calor humano capaz de habitarme,
el silencio del norte reventó mis oídos,
y la radiante contaminación segó mis ojos,
entonces escuché el sonido del universo.

Tú habías sido en el caos de nuestra estrella,
el amante del orden  custodió del tiempo,
y será lo que será que habita en mi indiferencia,
en este aturdido ciclo en el que permanezco inmersa,
callado el universo predica en mi silencio.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s