La Divina comedia

A la mitad del viaje de nuestra vida me encontré en una selva oscura, por haberme apartado del camino recto. Dante Alighieri.

De todas las lecturas que he realizado, la Divina Comedia y Almas Muertas, son las obras que más han impactado en mis reflexiones. Ambas nos ofrecen formas tan distintas de percibir la vida. La Divina comedia es es búsqueda de lo bueno, lo bello, sagrado, no sin antes recorrer el camino de lo oscuro.

Almas muertas es la aceptación de la realidad económica, el ser humano convertido en fuerza de trabajo, con valor de uso y cambio en una época feudal en donde la palabra humanidad no entendí si existía. En realidad a veces salto líneas, pero estoy segura que Gogol describe mejor que nadie esa época, en donde los siervos existen solo como números en registros, como ganado.

Cada cierto tiempo tengo que leer los registros de la OIT, es igual que leer almas muertas, población económicamente activa, edades, sexo, ocupación, crecimiento económico. Es tanta la necesidad de crecer en cifras, que como en Gogol no retiran las almas muertas de los registros, por el contrario, para las personas que trabajan de vez en cuando, porque así está la cosa existe la categoría de trabajadores temporales, que trabajan tres meses y el resto del año pasan adivinando como pagar las deudas puntuales que genera el estado y por supuesto la alimentación.

Cada año que pasa surgen más aberraciones para enmascarar las cifras, ningún gobierno quiere aceptar que no saben como hacer bien las cosas. Eso me gusta en la divina comedia, Dante por lo menos escribe sus deseos, que tanto burocrata adinerado vaya a parar al infierno. Si, a veces mi ficción se iguala a la mentalidad perversa del cine norteramericano, un montón de sombies se atragantan con todos los presidentes de latinoamerica y dejan para el final a Putin, a Trump, al de España, a la pendeja de Alemania, al primer Ministro de Inglaterra y a otros tantos que no menciono porque son dificiles de escribir sus nombres.

Anuncios

2 thoughts on “La Divina comedia

  1. meatovmearov 27 abril, 2017 / 2:18 am

    ja ja ja, ya había olvidado esto que me provocan los presidentes. Pero cada vez que debo revisar cifras de la OIT se me retuerce el estomago. Saludes.

    Me gusta

  2. carlos 26 abril, 2017 / 6:42 am

    Tampoco creo que merezcan que hagas el esfuerzo por escribir su nombre. Excelente reflexión. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s