Las Chauchas del amor

16311879-Florero-redondo-transparente-con-rosas-rojas-en-las-manos-de-una-mujer-de-cerca-Foto-de-archivo

Es hermoso escribir sobre el amor en un estado existencial parecido al nirvana enajenante. La opinión sobre el amor es cambiante, varía de una cultura a otra, de una clase a otra, es relativo. No obstante, en la reflexión constante es posible considerar que la construcción de un “amor ideal” está directamente relacionado con la “experiencia vital de cada sujeto o persona”. Seró lo único serio que encuentren en este escrito.

Nadie comprende para que sirve la “a” hasta que te lo repiten todo el primer año en la primaria. El amor es así, lo experimentas desde que estás en el vientre y mucho de lo mal aprehendido comienza dentro de la familia, así como lo bien aprehendido.

Recuerdo a los quince, cuando ví a ese primer novio emocionado que se vistió para llevarme a una fiesta y listo para ese primer beso que fue mi trauma. Me asustó tanto no sentir nada, que mi primera reacción fue correr a cualquier lugar donde no volvería a recordar su existencia. Entré en pánico, la pesadilla de tener hijos con él, ir a vivir a una casa toda una vida con él,  era imposible imaginarme a su lado más de dos minutos. Fue cariñoso, respetuoso, intentó cortejarme, pero no pude desbloquearme.

Así caminé al segundo, lo amé por sus deliciosos besos y su tacto tan encendido, el tiempo no existía en su presencia, toda música es aún la más hermosa que he escuchado y su recuerdo bien alimentado todavía le sonríe a mi computadora. Tuvo que hablar de matrimonio, hijos, vivir con su madre que era bella persona y toda su familia, pero yo tenía una familia y sabía lo estresante de la responsabilidad por mantenerlos contentos. Entonces, comencé a elaborar mis propios sueños, mis pasos alejándose de ese bonito amor verdadero, pero no quise quedarme con la inquietud de que sucedería “sino me casara con alguien”. Suerte que él es un hermoso recuerdo y no un mal esposo.

El tercero, tuani y coqueto, con aires de intelectual y sonrisa de buena persona, de esas como hiena que pelan los dientes y entrelazan sus manos a la espalda. Ni lo sueñen, no soy ruin, cada uno en su justa medida, a nadie le debo nada y tampoco me deben algo. Debo agradecer que no quería ser mi esposo, ni mi amante, solo un novio cortejador, no era mala la ganga, podía pasar años en esas, hasta que decidió casarse con otra. Volvió y pues, una cae en la cuenta que en cuestiones del amor cada cual tiene su cada quien. No podés inventarte un romance con una persona que no encaja en tu medio y sobre todo que sueña distinto, uno va para Viena y el otro quiere irse a Alaska, uno dice vino y la otra pensando en lo caro que están los frijoles. Al final, es posible inventar un montón de pretextos, decir: “Me hiciste infeliz, sufrí por tu causa”. Aunque las cosas pueden ser más simples, y expresar: “Hombre, tú y yo soñamos distinto, cuando hacemos el amor cada uno concluyé el orgasmo por su lado, esta mierda no funciona”. No hacer tanta paja mental, cuando desde el comienzo estabas claro que una cosa es quitarse las ganas y otra cosa es hacer planes con quien tengas intenciones de clavarte el resto de la vida.

Y es ahí donde el género me saca huevos de los ovarios, es irritante encontrarse un maje que dice: “Todas las mujeres son unas interesadas”, como escuchar a una mujer decir: “Es que los hombres todos son unos putos”. El amor tiene dos grandes áreas: La material, porque en todo caso hay que juntar los trapitos y la parte subjetiva, esa parte intuitiva que te indica cuando confiar y cuando no confiar, cuando vas a tolerar a ese fulano junto a vos en tu cama roncando el resto de la vida y quejándose después de los sesenta que todo le hace daño.

No soy consejera, porque concluí que nadie aprende por experiencia ajena, pero las señales son congruentes con las acciones, si hace planes contigo es una persona integradora, quiere verte comprometida con su rumbo, se incluye en tus planes es super-precioso, ideal para llevarlo en esta vida y en la otra. No hace planes contigo, disfruta el Aquí y Ahora, regocijate, no vivirás con sus ronquidos y babeo delante del TV antes de las siete. Asustate si hace planes y te obliga a seguirlos, eso es un sujeto machista que te llevará al extremo de la domesticación más humillante y explotadora que hubieses conocido.

Y así es, al final es tomar una decisión consecuente con nuestra forma de vivir, de eso trata, al final un 99% de los hombres roncan, babean frente al tele, se encierran a chatear en el inodoro. Eso de las cosas que a muchas mujeres termina por sacarles lo rancio en el carácter.  Conocí a una mujer que vivió para esforzarse en mantener una relación de pareja estable, con el correr de los años terminó por aceptar que era mucho más feliz cuando tenía que organizar su vida sola. No es verdad que todos hayamos nacido para morir acompañados.

Como todas las cosas, existe un lado posito y un lado negativo, en el mundo maya no estaba concebido para vivir en completo orden, el caos era y es parte de la vida, es posible convivir con los ancestros. Y es así através del amor que sobreviven los ancestros, esa idea occidental del matrimonio o el amor de Penélope por Odiseo, que teje y teje mientras desaira a los pretendientes, o el amor troyano de Elena por Paris, lo arcaico de Persefone bajando al infierno… Bis, bis, bis… La novela mexicana con su dramas sado-masoquistas, el dulce amor de María que se convierte en infarto ante la ausencia del amante, Marianela y la mirada de medusa que la atraviesa cuando mira el ciego. Tanta babosada que uno lee, para darte cuenta que la abuela era sabia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s