Error de cálculo, el límite de la incertidumbre

error-calculo

No hubo amor a primera vista entre ese austriaco y yo, es lógico, él apenas con treinta y yo terminando mi cuarta década. Nuestra cultura latina, entre pegajosa y atenta no le agradaba, pese a que en realidad él era latino-mexicano; a mi se me salía por los poros el prejuicio racial, él era de raza blanca blanca blanca de pelo rojizo, pecoso y extremadamente delgado, me recordaba exactamente al protagonista amigo de Scoobi-Doo. Fue una relación que no desarrolló en empatía amistosa, no obstante las cosas más importantes sobre empatía las aprendí de él, lección importante: Para ser empático no tienes que enamorarte de tus empatizantes.

Él decía continuamente: -No entiendo, aquí las personas dicen preocuparse por los demás, pero no se ocupan de los asuntos importantes ¿Cómo juegas con el salario de la gente, si es su autonomía? Recuerdo que hizo muchas economías, administraba el presupuesto todos los días sobre lo que debíamos comer. Al final sus economías tenían un propósito, hacer una gran fiesta para niños/as y jóvenes que nos habían acompañado en el proceso, èl pensaba que a las personas se les debe enseñar otros mundos para que puedan imaginar un mundo mejor para sí mismos. Conmigo le falló eso de las especialidades, no me agradaban sus gustos por la comida: Suchine, conchas crudas, soya quemada, pasta con salsa blanca y sabor a almidòn crudo, coincidimos en las cervezas y a lo mejor con el arroz nica de aquel comedor donde solamente ofrecían salpicón y pollo a la plancha.

El trabajo en equipo se nos hacía automático, cada uno a lo suyo previo consentimiento del otro sin discusiones incoherentes, aprendì como se toma una muestra teniendo el cuidado de trabajar con personas, respetando su integridad, pero sin crear lazos que ocasionen rupturas dolorosas. Es decir, aprendes a ver y no tocar.

Èl es mi principal mediador de cine, cada vez que veo una nueva película lo tengo pendiente en mi memoria, está preciso en aquel instante durante nuestro trayecto al reparto San Juan para ir en busca de almuerzo, cuando le pregunté: -¿Porqué hay tantas películas sobre el fin del mundo, plagas, terromotos, inundaciones y guerras nucleares?, me miró con ojos de ¿porqué hacés preguntas tontas?, e insistí, para que respondiera con franqueza: -Es simple, porqué se vende.

Nunca le pregunté cual era su formación, hablamos sobre cosas e intereses particulares de su vida, tenía claro su horizonte en cinco años y más, en las sociedades complementamente estructuradas es posible preveer donde quieres estar en cada ciclo de tu vida, pero algo falló en su pensamiento calculador de financiero, no asistió a la conferencia de las capacidades, tampoco estaba previsto en mi horizonte consciente, he sido más dada a considerar que los mayas eran sabios al confiar su futuro a los sueños y no a las matemáticas.

También he aprendido que detrás de las cintas cinematográficas está lo que se vende y lo que no tiene precio, el arte expresado por cada actor que asume su papel, el guión estructurado de una persona humana que transmite humanidad y lo que queremos interpretar después de la actuación. De todos modos es preciso leer lo que nos quieren vender y decidir si lo queremos comprar, en todo caso el cliente decide lo que se debe y puede llevar a casa.

Ya no tengo prejuicios con las personas que tienen afinidad hacia las matemáticas, tienen su propia estrategia de los asuntos prácticos e importantes, en algún momento me era más fácil comprender toda esa cantidad de información que a él se le hacía compleja, pero su experticia calculadora me dejaba dormir placidamente.

Anuncios

4 thoughts on “Error de cálculo, el límite de la incertidumbre

  1. carlos 3 junio, 2017 / 1:34 pm

    Fue causado por la atracción de los opuestos? Me encanta la imagen del puente como muestra del desacuerdo de criterios al sacar el resultado de las cuentas. Ha sido muy divertido y aleccionador leer el relato. Un saludo.
    P. S. En realidad la mayoría de los austriacos creo que son de cabello castaño con ojos verdes o marrón claro. Aunque todavía no los conozco a todos..

    Le gusta a 1 persona

    • meatovmearov 3 junio, 2017 / 2:38 pm

      No hay desacuerdo en el resultado de las cuentas, era financiero no podía equivocarse. Pensaba como austriaco, muy joven fue a estudiar a Austria y no existió atracción de opuestos, por la sencilla razón que éramos semejantes en muchos aspectos. Error de cálculo es el tiempo probablemente no aplicó a la teoría de los riesgos, de ahí que dejó un estrecho margen de unión entre los puentes, por donde pasarón los tenían que pasar: niños y niñas destinadas a continuar. Saludes y feliz fin de semana.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s