En el diario de Laurens, razones olvidadas

depositphotos_108000464-stock-video-cute-young-girl-writing-diary

Razones olvidadas

Cuando inicias la escritura de un diario, seguro tienes una razón o varias, causas, motivos u obseciones, al final te darás cuenta que no eran tan relevantes como lo que alcanzaste. Causas, motivos y obseciones no son el objetivo, ni el propósito. Es seguro que al momento de tomar la decisiòn no confìas en nadie para contarle las cosas que crees solo a vos te suceden. Bingo, un dìa escuchas una conversaciòn en el bus o en la calle, te das cuenta que a muchas personas sucede lo mismo al mismo tiempo, nos han ligado en el cerebro la palabra vergûenza.

Olvidè la causa principal para escribir en el diario, pero me alegro cada vez que logro adivinar en que archivo està resguardado como los sueños no soñados de Josè y las locuras inminentes profetizadas por Casandra, entonces la imagen està ahì, querìa superar mi estado enajenante de idealizaciòn o romanticismo frente a algo que puede constituirse en un estado psicosomático, trascendiendo en distorcionar la realidad y hacerla una foto o retrato hermoso, cuando en no es eso. Entonces, vas al otro extremo, las realidades pueden convertirse en infierno, pero el infierno no es màs que el conflicto, entre lo que imaginabas y aceptar lo que es, tal como es.

Esa fue la principal razón, pero luego debìa ncontrar la lógica de mis sueños, encontrè en primer lugar la causa de soñar tanto: Comia pesado antes de dormir, luego dejaba cosas de la vida cotidiana sin resolver y finalmente he amado tanto mis metas a largo plazo que las iba resguardando como en cajitas dentro de otra cajita, algo parecido a las muñecas rusas.

Durante el proceso de escribir, iba dejando emociones, sentimientos, resentimientos y todas una cantidad de cosas que eran como un gran peso sobre mis espaldas. Me di cuenta que al liberarlas sobre el diario, evitaba hablar de ellas y aunque no era lo mejor, era sano, podìa verlas a distancia y solo era mi yo criticàndome, quiero decir que a veces nos asusta la rudesa y el prejuicio con que nos juzgan otros, pero nuestro ojo puede ser màs claro y devolverte: De cuanto miércoles has dejado llenar tu vida, cuando podìa ser màs fàcil.

Las dos primeras causas o razones lógicas, era como objetivos a corto plazo, luego estaba el metodológico, reconocer culpas, miedos, vergüenzas y como estas trascienden en los prejuicios, finalmente llegar a la comprensión de porquè yo no cambiaba en relación a la idealizaciòn de ciertas cosas. Creo que el mètodo de escribir a la par de vivenciar o experimentar trajo consigo las cicatrices de las heridas abiertas, no todo està en la infancia, la educaciòn y la influencia de los medios trastornan nuestra forma de ver las cosas.

¿Recomendarìa a otras personas tener un diario? Claro, en lo personal es una buena experiencia, es igual que en el psicoanàlisis, los resultados se visualizan a largo plazo. Solo es necesario resguardarlo bien, mientras no hubieses superado tus principales puntos críticos, relacionado con lo metodológico, ten en cuenta que como toda transformaciòn es un proceso y si generas cambios seguramente el dolor es cruel, duele como un pie fracturado, un golpe en la cabeza o una costilla rota, la recuperaciòn es gradual y finalmente estàs como nuevo o nueva.

No escribas cosas que no puedas confesar frente a un jurado que te dictarà sentencia sin escucharte, es mucho mejor si no dices a nadie que tienes un diario como terapia, automaticamente creeràn que estàs loca o buscaran tus secretos sexuales màs recónditos aunque no existan. Digo esto, porque una niña confesó que había tenido coito anal con su novio y las amigas acabaron con su dignidad para largo tiempo, obligándola a huir practicamente de la ciudad, donde nadie conociera de su existencia. Por eso me desagradan las confesiones, algunas personas tienen suficiente malignidad para hacerte confesar cosas que estàn prohibidas en el acuerdo social y luego te manipulan. En algunas culturas el coito anal es usual y en otras no, todo depende del grupo. La idea es tener cuidado si esto que has escrito es un acuerdo social que no puedes transgredir, por lo menos serìa bueno declarar bien los prejuicios que estàn en el orden de la estructura social.

No logrè superar la idealizaciòn al cien por cien, el significado de los sueños es casi universal, me encontrè por ahì con los arquetipos de C. Jung ayudandome a interpretar y comprender mejor. Dejé de cenar tarde y logré bajar de peso, dormir mejor y tener menos ansiedad.

En relaciòn a la parte metodológica fuì desgranando culpas y no las he superado en su totalidad, pero algo es cierto, ya no me culpabilizo por muchas cosas, no me da vergüenza decir que besé a un sapo creyendo que era príncipe, ni me da vergüenza que hagan alusión a mi manera de comunicarme poco sensual, acepté que esa parte no tuve tiempo de desarrollarla adecuadamente debido a que estaba ocupada contando las estrellas. Sí, aprendì que cuando estudias mucho, vas relegando tu sexualidad en segundo orden, aunque a veces la dejamos expresar como instinto y solo la usemos en casos de absoluta necesidad.

En todo caso, el diario fue una excelente idea, descubrì que era necesario dedicar màs tiempo de calidad a las personas importantes en mi vida, que me conocìan y aceptaban como era y asimilè que a veces era yo quien me creaba las expectativas ajenas, en realidad quienes te quieren de verdad solo desean que seas feliz, a lo mejor no quieren que seas el super-trabajador, ni el cientìfico de la NASA. Fui aprendiendo con el diario, que era un paso a la vez, no los cincuenta simultaneos que querìa dar.

Ya no tengo metas, solo voy caminando por donde aparece el camino, aunque sigo siendo imprudente y termino haciendo cosas que no estaban en mi intenciòn, se abren caminos nuevos y cierro otros. Cosas soñadas aparecen en forma de realidades no imaginadas. Asì es como resolví el asunto de los sueños, dejar que sucedan y reencontrarme con algo inexplicable, decirme: Ya lo había vivido, como el muchacho que iba caminando junto a mi con un gorro de oso sobre su cabeza, en mi sueño creì que era una caverna, finalmente terminò siendo un zoológico.

Mi primer diario fue con la cruzada nacional de alfabetizaciòn, la idea era metodológica, pero no sirviò de mucho, la mayoría andabamos entre 15 y 18, por tanto había muchas cosas en nuestro orden de relevancia que no eran sobre enseñar a leer y escribir. Luego lo continuè en la escuela pedagógica y terminò en manos del Partido Comunista, mis aprendizajes estaban en los cuadernos comunes, ahì solo habìa una detallada descripciòn de las fechas en las que habìa escrito mi novio y un beso desperdigado que terminò en contacto dental, mi feroz huída y consecuente rechazo al muchacho. El tercero sigue perdido en una nube virtual de archivos, cuando logre pescarlo a lo mejor comparto algo de verdad en esta replica de Laurens.

Un diario no es un manual de nuestras vidas, es el reflejo de la vida expresada en palabras, no es cierto que se alcance la intensidad con la que vivimos, pero bien asimilado como técnica de auto-evaluaciòn puede ayudar màs que no hacer nada, sobre todo si hemos sentimos la necesidad de cambiar con respecto a una situaciòn indeseada.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s