En el diario de Laurens, tarde o temprano comeré cabrito

depositphotos_108000464-stock-video-cute-young-girl-writing-diary

¿Anemia o realmente comerè cabrito?

Me siento cansada, no hice muchas cosas me parece, no es la primera vez, mi mamá dijo que nacì cansada y asì me decìa todo el tiempo hasta que un dìa el medico le anunciò una anemia profunda, por esos dìas entendiò mi manía de comerme la casa del vecino que en esa época era de tierra. Apenas recuerdo el sabor de los terrones y lo llamativo que me resultaba el olor a lodo, esas son experiencias vitales de los desnutridos. He ido asimilando que la carencia de una cosa, hace que la desees todo el tiempo, sin que por ello debas tener conciencia de lo que careces. Eso del hierro es mi mejor ejemplo, nadie me explicò que si no llegas a desarrollar en tu metabolismo la capacidad de apropiarte del hierro, el fenòmeno se repetirà cada vez que en tu dieta falte ese elemento que no has asimilado adecuadamente. De tal manera que la desnutriciòn o deficiencia de hierro se hace generacional.

Desde que inventaron el stress, se dice que es algo que podemos resolver con psicologìa positiva, conocì a una anciana de la cual todos decìan que se enfermaba por costumbre o sea para llamar la atenciòn, ella muriò un dìa que le dio la costumbre, mi abuelita paterna decìa que las mañas tambièn matan.

Està muy de moda decirte que tenès que bajar de peso, comer menos, es algo relacionado con la industria de la ropa, pueden hacer màs piezas con el mismo rollo de tela, no es negocio hacer ropa para gente pesada. La gente muy escualida se enferma de otras cosas, por ello mi lema es aceptate como eres, busca el equilibrio del peso conforme altura y talla, luego come todos los cabritos que desees.

Tampoco defiendo comer mucho, no es gracioso que te cueste amarrarte los zapatos o se te salga el aire cuando has caminado apenas cincuenta metros. La psicologìa positiva no resuelve el problema de la desnutriciòn, cuando deseas comer tierra es porque estas buscando el hierro que no llega a travès de los alimentos. Cuando tengo deficiencias de àcido fólico lo deduzco  porque apenas veo un conejo o un cabrito, ya me lo imagino atravezado por un pincho. El año pasado, andaba haciendo trabajo de campo y nadie se explicò porque todos tomaron el mismo rumbo mientras yo iba detràs de una pana de carne cruda, acababan de destazar un cabrito. Entendì lo que sentìan los vampiros de la época mediebal, es seguro que la hambruma que les asotò fue tan terrible que les diò en desesperar y buscar sangre por cualquier medio.

Y bueno tambièn el año pasado vi un cabrito amarrado en el camino, mientras todos decìan pobrecito, yo pensaba que su mejor enfoque serìa a la plancha. ¿Creen que me duele pensar asì? Para nada, crecì en una sociedad donde asar cabritos es una fiesta, engordar un ternero para navidad es tener poder econòmico y criar gallinas una alternativa econòmica. ¿Porquè debo creer que las sociedades desarrolladas se enternecen con nuestros niños desnutridos? Es gente que prefiere poner dinero en un sobre, para pagar su cuota de responsabilidad social en todo este sistema de sobre-explotaciòn que consume al planeta. Pero poner dinero a ciegas en un sobre no les sensibiliza, han nacido y crecido con la seguridad que son superiores, la mierda esa de la cultura de la superioridad es algo tan grave como el título de la obra.

Hoy por hoy las mujeres debemos vivir con la duda ¿duda de què? ¿En realidad los hombres son seres superiores o solo se hacen los pendejos? Si alguien con complejo de Dios me lee, que me disculpe, no es nada personal, en mi vida he amado a muchos hombres, no tanto, solo a mi papa y a mis dos hijos, los demàs que hagan fila al carajo. Les cuento amar a tres es como una deuda externa, me miran con cara de atontados y ya estoy cocinando,  no cocino cabritos, nada más lo que venden en el mercado. Dios sabe que todos los dìas lamento no haber traìdo el cabrito para asarlo. Pero es que los cabritos nos quedan viendo con cara: !Sino me comes, no servirè para otra cosa! Los hermanos que vinieron de Italia, los ordeñan para hacer quesos, pero nadie sabe que hacen con la carne, la gente murmura que son carnivoros, pero eso no es pecado todavía.

No existe psicologìa positiva para controlar los deseos de comer carne, sobre todo cuando veo un cabrito atado a un poste,  cuando los veo libres màs bien siento deseos de trasquilarlos o que los ordeñen, no quiero buscar una lógica espiritual, psicoanàlitica, ni rumbera, en realidad disfruto que algo surja de mis deseos libre y espontaneamente, sin tener que buscar respuestas en la ciencia o en la razones. Es tan poco el placer original que yo puedo disfrutar en este mundo, que comerme un cabrito asado no es mala idea, huele rico, tiene un buen sabor y no estarè pecando en contra de la humanidad. ¿alguién entiende porque mi obseciòn con la carne de cordero? si alguien lo entiende que no  lo diga, no quiero ser vegetariana, me gusta la carne y disfruto la carne.

Es tan asì mi deseo de comer cabrito, que toda invitaciòn me parece que es a comer cabrito. Una amiga me invitó: !Amiga la invito, vamos a destazar un chivito! A los dìas la encontrè y le digo: ¿Te comiste sola el chivito? y ella asustada_ ¿Cual chivito?, le insistì: El que dijiste que ibas a destazar el sàbado. Reìa con muchas ganas cuando aclaró: amiga, no era chivo de carne, era un trabajo y querìa que nos escuchara cantar.

En realidad, mi propósito no era hablar sobre mis frustrados deseos de comer cabrito asado, sino de las carencias que existen en las personas y no es posible que tengan conciencia debido al bajo nivel de socializaciòn o la ausencia de experiencias vitales. Yo puedo leer en un niño su deseo de comerse la casa ajena, entiendo lo que sucede en su sangre y porque sus ojitos agotados estàn amarillos, todo el tiempo con sueño y esa pereza de ir a clases permanentemente, los queremos genios, les culpamos por no estar en la NASA, les agredimos porque no encuentran un empleo…bis… bis… Ni siquiera nos dimos cuenta como les fue con su anemia. Una persona sana y bien atendida, tiene todas las posibilidades de ir a Andromeda en un solo salto si asì lo desea.

La idea es: Cuando vean niños agotados, tristes y sin deseos de hacer nada, no piensen en primer lugar que està deprimido, no quieran resolver los problemas de la infancia con psicologìa positiva. En primer lugar hay que atender sus necesidades bàsicas, hasta que la psicologìa positiva llegue por su propia cuenta.

Atendiendo lo de las suspicacias, cuando hablo de un cabrito es asì exactamente, una parrillada que humea olor a sangre con sal y limòn por todo el espacio. Tener garantìa que es un cabrito criado con pasto y si es posible en familia, con su mamà y hermanitos. Es el principio elemental de toda superioridad humana, nuestra bestialidad descrita con lujo para ensalivar y degustar todo lo que sea comible. Reconocer mi bestialidad no me hace sensible, seguramente tarde o temprano comerè el cabrito.

 

Anuncios

One thought on “En el diario de Laurens, tarde o temprano comeré cabrito

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s