Dormir y despertarse

Ella era muy feliz cuando le decía muy buenas noches, aunque protestaba y se negaba a dormir antes que él. Entendía que eso también era amor, dejarle dormir después de discutir un poco, no vaya a ser que por conformista se murieran las palabras y con ellas se fuera todo aquel sentimiento hermoso que se despertaba cada mañana y parecía fenecer con las buenas noches.

Pero despertaba y ahí estaba su sonrisa, parecía café humeante y recien hecho, entonces peleaban nuevamente… Esa es la historia del eterno retorno, dormir y despertarse juntos, por todo lo que tenían que vivir en aquella pequeña cama, donde alguien se caía cada vez que al otro le daba por moverse. Por lo general ella, entonces él decía que había que caerse por prudencia.

Anuncios

4 thoughts on “Dormir y despertarse

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s