Estrecha idea de una historia amistosa

3 de julio 2014

Si, a veces me regañaba, y me hacía la enojada; nunca me miraba directamente a los ojos, por eso no se daba cuenta que me reía de sus regaños serios, pues yo si le veía a los ojos, y creía gracioso que parecía tenerme miedo, respeto o aversión ¿Quién sabe, no?, ¿qué recogí del mundo para que me tuviera miedo, respeto o aversión? Eso si, nunca me expliqué que recogió del mundo, para que yo le tuviera tanto aprecio, y en vez de enojarme me hiciera cosquillas en la sonrisa… No es tal, si le tomaba en serio el enojo, pero yo no podía enojarme, con esa mirada de ángel queriendo salvarme de mi aparente vileza. Y no es que sea un ángel, solamente es la mirada que lo parece… entre puntos, comas, signos de interrogación y diccionarios académicos… por ahí va la estrecha idea de una historia amistosa.

Anuncios

One thought on “Estrecha idea de una historia amistosa

  1. carlos 3 julio, 2017 / 9:08 pm

    Es una situación encantadora. Uno esforzándose por ser serio y la otra para no soltar una risa.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s