En la ventanita de Guille

 

– Guille ¿Sabías que no ibas a nacer? Dicen que te salvó la comadrona. A mi me quisieron dejar en medio de las patas de una mula, antes de nacer, dicen que por eso salí llorona.

Guille no pone atención, ha escuchado tanto la historia que le da igual, pero de todos modo dice -ya se, por eso nacì resentido, no llorè hasta dos meses después de nacido. Pili se pone a reir -tonto, no lloraste porque eras sietemesino-

– ¿Còmo es ser sietemecino? Pili le explica -naciste a los siete meses que tú papá vino la ùltima vez a la casa, solo venía a ponernos y se iba nuevamente, luego llegaba a los dos meses para poner el nombre, porque todos somos naturales, no se casaron, tú mamá y la mía no cree en los casamientos.

– ¿Tú mama y la mía? ¿Porqué decís así? ¿No es tu mama? Pili está repartiendo la leche, busca las tortillas, Guille le propone poner sal a la leche, ella dice que no. -Mi mamá solo me da un huevo frito, la tuya te da dos, entonces tenemos mamas diferentes, a vos te deja dormir con ella porque estás calientito todo el tiempo, dice que soy helada y que todo el tiempo huelo mal porque me acuesto sudada, !no le pongas sal a mi leche! esa maña de ella no me gusta.

Cortan las tortillas en pedazos pequeños y la ponen en la leche sin hervir, luego con una cuchara comienzan a comerla, Guille ofrece poner un poco más de leche a Pili, ella le pregunta -¿còmo te quedò? Guille le dice -Bien rica, si querés te la doy toda. -Ya te dije que no me gusta esa maña.

– Pili, si nacì a los siete meses, ¿tendremos el mismo papa?. Ella no le da importancia al asunto, pero de todos modos le dice -es mi papa, porque mi abuela dice que soy su nieta y tuyo debe ser porque tambièn te da de comer dos huevos cuando hay, no te los darìa sino fueras su hijo, aunque no te parecés a él, a lo mejor te puso un negro, ja ja ja.

Disimuladamente Guille ha puesto toda su leche en el vaso de Pili, la leche está salada y las tortillas peor, èl corre para que ella no le pegue. Terminan a piedras, hasta que llega el padre y les regaña.

Anuncios

7 thoughts on “En la ventanita de Guille

    • meatovmearov 7 julio, 2017 / 2:20 am

      Gracias por leerlo María del Mar. Hoy es un julio extraño, agosto no lo será tanto. Te mando un abrazo cariñoso.

      Le gusta a 1 persona

  1. carlos 6 julio, 2017 / 9:58 am

    Es una serie estupenda Meat, que bien describes la conversación entre ellos y al mismo tiempo dibujas un retrato social. Un saludo.
    Habrá más, Verdad?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s