En la ventanita de Guille

– Pili vamos a jugar al otro lado, nacieron ranas debajo de los ladrillos. – Pili le dice que no. Guille insiste, pero Pili está cansada y no quiere ver más ladrillos, durante la tarde tuvieron que acomodar más de dos mil para cargarlos y quemarlos.

– Guille, vamos a la quebrada a recoger piedras. -Mejor juguemos a la guerra, dice Guille. Pero ella le dice que no tiene rifle, que lo pusieron de leña en el fuego. -Vamos con la hulera- sugiera èl. Terminan jugando a la guerra, èl con hulera y ella con las manos.

Pili siente que algo desbarató su frente y corre sangre caliente por la cara, llena su boca y tiene sabor a sarro salado. Guille corre a recogerla del suelo, le dice que no cuente a la madre porque les van a pegar. Pili piensa que es inevitable, una rajadura más, pero ahora serà notoria en la frente, se lava en la quebrada y siente como se calienta la cara, aquello crece sobre el ojo y lo peor de todo es que les pegaran, les dejarán sin cenar y la habladera aquella.

Guille se liberò de la paliza, le lleva escondido la comida y el café a la cama, se acomoda al rincòn para ver entre las endijas y le dice: -Mirá allá van las siete cabritas, las estrellas son las mismas, ¿las podemos contar Pili? Pili ve las estrellas y comienza a contar, èl no sabe contar las estrellas en orden, mientras le dice: – mirá Guille aquellas tienen las iniciales de mi nombre, y aquellas dos platican algo, si te concentrás podés saltar entre ellas y perderte, a veces quisiera irme en las estrellas, no aguanto a mi mama. Guille se ha dormida a los pies de Pili, ella comienza a contar nuevamente y para no olvidar reza el Padre Nuestro.

Guille es un niño feliz, nunca está triste o de mal humor, ayuda a Pili en lo que puede, pero a veces él se olvida de que ella es una niña y finalmente juegan como perros, pelean de golpes en todas partes, aunque no tienen memoria de un conflicto.

Anuncios

3 thoughts on “En la ventanita de Guille

  1. carlos 9 julio, 2017 / 9:14 am

    Es un momento importante. Olvidé que la niñez en algunos lugares resulta muy breve y no hay lugar para la ternura porque se esconde detrás de la necesidad. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • meatovmearov 9 julio, 2017 / 1:07 pm

      La ternura es una palabra que comprendí hace muy poco. La necesidad material no es la limitante, ciertas personas no traen condiciones para sentirla. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s