De azules y enanas blancas

Amado chaucito:

Solo por hoy haré un alto con mi enojo, no significa que perdone la deuda, a lo mejor puedo considerar no cobrar el dìa de hoy porque es asueto en este círculo intergaláctico.

Amado de tantas lunas, de tantos viajes sin encuentro  y de tantas noches solares en las que tenía sueño y  te encantaba llegar precisamente a esa hora, cuando yo tenìa que cerrar lo ojos para olvidar las penas.

El acontecer del universo no es ganar o perder, unas estrellas se apagan porque ya es momento de apagarse, han dado al universo toda la energía que podían dar y en ese justo inimaginagle segundo en el que ya no las mirarás, no es que se hubieran ido a otra parte, es porque probablemente ya están dentro de tí. Vos y yo somos portadores de todas las estrellas del universo, llevamos en nuestro interior cada partícula no imaginada que de ella emanó, entonces en un instante que no supones que existe nacerá nuevamente, a lo mejor no sea la enana blanca o la grandecita azul que por cierto es más pequeña que la enana, a lo mejor el color de la nueva estrella no se hubiese inventado.

Imagina, tú y yo no estaríamos juntos si no hubiera explotado una estrella antes, somos el resultado de una explosiòn que pareciò ser algo catastrófico, pero mira, aquí estamos como siempre observando,  las estrellas pasan al anochecer y amanecen durante toda la vida que nos ha correspondido vivir.

Todo lo que nace como una explosión, se va como una explosión, la vida renace y todo lo que ha tenido vida propia con mucha más razón nace en cualquier parte, aquí le dicen la reciliencia, pero yo le llamo la “buena semilla”, “el ingenio propia”, “la luz propia”. Los hombres necios no entienden como es la vida, creen que las cosas se refieren a perder o ganar, a fracasar o tener éxito, no apuestan a la esencia del alma y la bondadosa que es la vida como lo más sublime que puede habitar en lo que se llama conciencia.

Aún imagino nuestro paseo por la playa, habitar un rato sobre tu hombro, explicarte un par de palabras nuevas que inventé y decirte que mi sueño de los quince se cumplió ayer, porque hice algo con lo que soñé entonces y lo volví a soñar a los diecinueve, así como lo ves, tan soñadora como nací dentro del caos, hay una chispa que no muere dentro de mi, tú eres parte de esa chispa y si miras al infinito te darás cuenta de lo que te digo.

No tengas mucha ilusión, mi enojo está latente tengo dos chispitas dentro, una parece la enana blanca a punto de explotar y la otra parece un azulada llena de esperanza.

 

Anuncios

4 thoughts on “De azules y enanas blancas

  1. carlos 17 julio, 2017 / 10:23 pm

    Estas me parecen de esas verdades importantes que conviene tener presentes a todas horas. Chaucito hará muy bien en procurar que no le estalle ninguna estrella en la cara. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • meatovmearov 17 julio, 2017 / 10:26 pm

      Chaucito, entiende Carlos, él sabe cosas de la vida que yo no se y tiene una perspicacia que quisiera tener. Pero en ocasiones me preocupa porque es muy idealista, no me gustaría que sufra de forma innecesaria. Es la expresiòn sencilla de mi afecto sincero.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s