En el diario de Laurens, la vida es ñeca con sus días ñeques

depositphotos_108000464-stock-video-cute-young-girl-writing-diary

No se cuando empecé a dudar de la izquierda, a lo mejor fue cuando escuché a Manolo decirme que debía encontrar las causas por las cuales tanta gente opinaba diferente. Manolo era  esa persona inteligente que me gustaba observar todas las mañanas, con su bien cuidado bigote, su pelo casi blanco y un puro en la boca que nunca fumaba. Me agradaba su estilo de Richar Gere, no decir malas palabras, sus delicadas manos y ese acento cubano que no he vuelto a oir en mi vida. El aire de gentil hombre le venìa bien, habìa viajado por toda Europa con su Alemán, Ruso, Francés y no se que otras lenguas, lo cierto es que no era un tipo silvestre.

¿Porqué un hombre tan inteligente decía eso? Quedé con papeles en mano y con una duda en mi cerebro ¿Existe la posibilidad de habernos equivocado tanto? ¿Porqué pone tanta responsabilidad en mis manos? ¿Revisar porque muchos opinan diferente?

No me atrevì a decir a Manolo que lo admiraba un carril de ganas, a la mayorìa de mis amigas les gustaba, pero a él no le gustaban todas las mujeres, solo le gustaba una, eso lo hacìa màs atractivo, lo cierto es que tenìa edad para ser mi padre y me trataba como una amiga, pero ademàs era su amiga especial, él decidió poner responsabilidad en mis lápices y en mis papales, en mis preguntas y mis respuestas. ¿Porquè alguien de izquierda me decìa que no pensara como izquierda?

Han pasado muchos años, más del doble desde entonces. Su comentario aùn suena en mi memoria, cuando veo a las personas tristes, cansadas, apáticas, mal humoradas viniendo del trabajo, con una ancianidad resentida, no dejé el habito de preguntarles y casi siempre dicen los mismo: -Solo él que lo vive sabe que lo siente.

La vida es una ñeca pendeja, que atonta a unos para que crean que están por encima de otros, creen que piensan y repiten discursos, se confortan con “la ignorancia de los otros”, sin conocer a los otros.

A veces quisiera retornar a los pasillos, vivir ese instante que Manolo se paraba en mi puerta, observaba mi pinta mal humorada, sacando su puro de la boca decía: -chica, tú si que eres una amargada, anda sonríe, que hoy iremos de paseo.

A veces ibamos de paseo-trabajo, eran días ñeques no pendejos, aprendìa con Manolo el arte de conversar y dejar mi vocabulario ordinario, tambièn se emocionaba cuando lograba sacar alguna fibra femenina desde mis faldas, más de alguna vez hizo que me mandaran a trabajar de vestidos. Ciertamente, fueron los mejores dìas desde aquel paisaje, ignoro porque razòn lo enviaron al rincòn del infierno que compartimos por dos años, a veces sospecho que fue por esa famosa interrogante que tenìamos ¿Porqué tanta gente opina diferente?

Asì es la vida ñeca con sus días ñeques.

Anuncios

2 thoughts on “En el diario de Laurens, la vida es ñeca con sus días ñeques

  1. carlos 22 julio, 2017 / 4:04 pm

    Parece una tarea muy compleja, porqué existe tal cantidad de personas que será casi imposible hacer una encuesta y además sospecho que la mayoría oculten sus verdaderos intereses y prefieran contar algo de lo que escuchan a sus lideres cuando hacen una propaganda que les favorece en el ascenso hacia lo alto del caballito. Izuierdas y derechas son crédulos de promesas vanas. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • meatovmearov 22 julio, 2017 / 7:47 pm

      Te doy toda la razon. Manolo decia que a la gente no le gustaba pensar. Su muerte fue extrana, murio joven, solo dijeron que fue infarto.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s